El avance constante de la tecnología ha generado una revolución en consumidores y, por lo tanto, en la forma de vender de las empresas. La compra cambió y te contamos qué la llevó a eso.

1.Interacción con plataformas digitales
Con la aparición de las distintas redes sociales, los usuarios interactúan en ellas todo el tiempo. Lo hacen con personas, pero también lo hacen con marcas.

2. Consumismo no-lineal
Antes de comprar, el consumidor averigua, busca, explora, compara, analiza y se siente identificado. Pasa por todos los estados y momentos posibles, ya que su elección vale y mucho. Si tu empresa no está en internet, difícilmente exista en la mente del consumidor.

3. Influencia
Los nuevos consumidores digitales se dejan llevar por las opiniones de otros, además de compartir las suyas propias en las redes sociales. Se encargan de buscar en internet puntos de vista, experiencias y opiniones que los ayuden a la hora de decidir consumir o no un producto o servicio.

4. Multiconexión 24/7
Hoy en día las personas interactúan cada vez con más dispositivos. Computadoras, smartphones, tablets, todos forman parte de los consumidores en cada momento de su vida. El consumidor no se “despega” de ellos, por lo que viven consumiendo su contenido las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

5. Se sienten parte
El nuevo consumidor se siente parte de las marcas y elige aquellas que le ofrecen algo con lo que se sienta identificado, algo que despierte sus emociones. Pero lejos de solamente consumir sus contenidos, hoy en día los usuarios también interactúan con las marcas de forma directa y sincera.

Ahora que sabés cómo se comportan, ¿querés llamar la atención y estar presente en la mente del nuevo consumidor? ¡Envianos tu consulta y te asesoramos!