En una empresa, lo más valioso son sus clientes, por lo que cuanto más sepamos de ellos, mejor. Captando posibles clientes a través de Internet, podremos utilizar la información que obtengamos de ellos para convertirlos en clientes.

¿Para qué sirven esos datos?

Los datos personales que tenemos de los usuarios son muy valiosos. El mínimo contacto nos servirá para mantenernos posicionados en su mente a través de campañas segmentadas en Redes sociales, Buscadores o Correos electrónicos y así tomar mejores decisiones empresariales.

¿Cuándo es buen momento?

El proceso de captación de datos es un trabajo constante, ya que siempre es un buen momento para atraer un nuevo cliente. Podemos ofrecerle al usuario lo que realmente quiere durante todo el año conociendo sus intereses o aprovechar momentos puntuales como registrarse para participar de una promoción durante el Mundial de Rusia.

¿Cómo los obtenemos?

1. El primer paso es definir el perfil del cliente al que queremos llegar en base al conocimiento de nuestro negocio; datos demográficos, intereses y gustos.

2. Luego, captaremos su atención mediante campañas con contenidos creativos que puedan interesarle.

3. Con las campañas obtendremos datos primarios de los usuarios, como rango de edad, ubicación, comportamiento en internet y otros.

4. Con esa información podemos confirmar o modificar nuestro público objetivo, y mantener su interés a través de mensajes que realmente le aporten valor demostrando porque nuestro producto o servicio es la mejor opción.

5. Como empujón final, ofrecemos al usuario algún beneficio exclusivo, como lo es una promoción, descuentos o información más detallada para transformar esos datos generales en personales, como nombre, apellido, correo electrónico, teléfono y mucho más.

Es importante realizar una llamada a la acción atractiva, pero también lo es cumplir con lo que prometemos. Cuando el usuario obtenga la información que estaba buscando, estará listo para seguir recibiendo contenidos de tu empresa hasta que se decida por elegirte.

×
Hola, cómo estás?
Si querés hacernos una consulta, escribinos un mensaje y te contesto a la brevedad.